Reseña: Happy Together (1997)

Reseña a la película: Happy Together.

trim

Las ironías de la vida, me llevaron a la redacción de esta reseña.

Buenas a todos, el día de hoy, siendo ayer el cumpleaños de uno de mis actores preferidos, no se me ocurrió otra que ver una de sus películas, y que justamente el tema principal tenga que ver sobre cierto día internacional celebrado hoy, suficiente previo, vamos con la reseña.

Happy Together(Chun Gwong Cha Sit) es una película escrita y dirigida por el afamado director Wong Kar Wai, el cual ha sabido ganarse un puesto en mi memoria como un prestigioso director con gran capacidad de contar historias realistas de romance, tristes, duras y eróticas,  a pesar de lo que para mí fue una decepción enorme como lo fue In the Mood For Love, el interés ya generado por este señor director, no pudo hacer más que seguir buscando obras que disfrutar, haciéndome encontrar una obra que a pesar de su temática me ha parecido increíble.

La propia trama no es difícil de describir, pero soy alguien a quien le gusta irse por las sorpresas, sin saber de que trata una obra, además del cierto interés que tengo por el fallecido actor Leslie Cheung que trabaja en este filme, la película trata básicamente acerca de dos personaje principales, Lai Yiu-fai interpretado por el actor Tony Leung, y su “acompañante” Ho Po-wing, interpretado por Leslie Cheung, juntos son una pareja homosexual, que desde el comienzo nos dejan claros el tema de que han pasado por ciertos problemas, aunque son muy cercanos el uno al otro, cuando a uno de ellos se les ocurre visitar Argentina y visitar las cataratas de Iguazú, para así poder: Empezar de nuevo.

Y hasta aquí, no quisiera revelar más, pero como todo viaje, tiene sus dificultades, y veremos pasar a los protagonistas por toda clase tanto buenas como desafortunadas situaciones, siendo una pareja gay muy problemática, Fai  es un personaje que definiría como precavido, sensato, con los pies en la tierra, como un sujeto normal, y como los opuestos se atraen, Ho es básicamente un idiota, un idiota que encontré divertido, su forma de ser es más promiscuo, de cierta forma manipulador, celoso, y hasta ingrato, pero siempre buscando lo que quiere, siendo Fai exactamente su constante objetivo, por lo que de forma consiente o inconsciente veremos lo que a mi me parecieron divertidas escenas donde Leslie Cheung muestra esa actitud impulsiva,  aunque también teniendo un cierto lado frágil que vislumbraremos en algunas ocasiones.

El arte va de la mano con la narrativa en esta película, y al igual que la cinta, trataré de ir por partes, la película tiene un desarrollo excelente, nunca se me hizo lenta ni con falta de nada, un ritmo seguro, donde podemos ver bien las situaciones por las que pasan nuestros dos principales, aunque mayormente centrado en el punto de vista de Fai y sus problemas, pero dejándonos ver un amplia visión de la situación que les abarca a los dos, la cual es estar varados en Argentina a miles de kilómetros de su hogar en Hong Kong, y esa es justamente para mi parte la magia de este filme, el ser grabado en un país tan lejano de la cultura china y hongkonesa, en la época de los 90’s y tratando un tema como las dificultades de la relación entre dos hombres, desde obviamente un punto de vista masculino, desde un punto de vista más personal e interno, no externo, que al fin y al cabo no variando mucho de lo que sería una relación de un hombre y una mujer, aunque por supuesto con sus claras diferencias y complejidades que podemos ver en pantalla.

 Captura de pantalla de 2015-06-27 21:33:35

Como dije el arte de la película va de la mano con el desarrollo, con una fotografía que logra ser bastante inquietante a momentos, de hecho no he notado filmes que me den la sensación de hacer más capturas que los de Wong Kar Wai, donde estoy seguro que hasta el más mínimo detalle pudiera tener un significado, como el hecho de que parte inicial del filme, transcurre en blanco y negro, que pudiera ser una representación de las grises vidas sin significado y con pleito que Fai y Ho llevan juntos, que luego de dar por terminado cierto asunto, pasamos a una película más colorida, donde conoceremos mejor a los personajes principales, y si el uso del blanco y negro se le da bien al director, es en el uso del color donde realmente enamora, con la cinematografía a cargo de Christopher Doyle, haciendo un dúo de calidad visual y artística, ya habíando trabajo juntos en otras películas.

Colores fríos muy saturados, haciendo de contraste con colores cálidos como el rojo, toda la película es como una buena fotografía o un paisaje bien pintado, interesantes superposiciones, con una inquietante iluminación, que durante el transcurso me preguntaba: “¿Que era lo más me atraía de los filmes de Wong Kar Wai?, ¿sus historias o su arte?, y con esta película creo que para mi queda respondida esa pregunta, ambas, ya que sus filmes son justamente como la vida misma, donde a pesar de tener una hora y media de duración sientes que has pasado mucho más tiempo viviendo con los personajes, por ejemplo, para mí esta película fue uno de esos extraños casos donde siento que me encuentro viendo una película sin duración que podría seguir así todo el tiempo que quisiera, sin levantarme a pesar del frío viendo una historia que me hace sentir pleno y realizado y satisfecho, eso para mí es mágico, eso para mi es algo.

S

Mostrando estilos parecidos o ligeramente influenciados por Saul Leiter, Ernst Haas o Franco Montana, hacen de esta película ciertamente una agradable experiencia visual, sin pasarse de “demasiado artístico”, y mostrando la sociedad Argentina común de aquellas épocas, aunque no teniendo un amplio contacto con esta, y la verdad que siendo honesto y me disculpo por si acaso, en lo referente a como hablan los argentinos, yo no les entiendo nada, aunque encuentro siempre curioso ver a Tony o a Leslie Cheung decir frases en español, y bueno, no será si no hasta la llegada de cierto personaje, un joven taiwanés llamado Chang, interpretado por el actor Chen Chang, el cual pese a ser una historia improvisada cosa que me impresionó, es un personaje muy agradable y que me pareció de lo más de adecuado y natural su aporte al filme, y sobre todo su modo inconsciente de ayudar a Fai en su vida, pese a que nunca le conocemos más de la cuenta, un excelente apartado visual, y hasta con las típicos fetiches directivos de Wong, como el uso del múltiple reflejo o las tomas desde enfrente de un auto estando los actores sentados en los asientos del fondo, detalles de un director, que siempre son buenos de notar una vez que uno ya ha tenido la oportunidad de observar algo de su obra. 

Captura de pantalla de 2015-06-27 23:21:33

Pasando ya otro apartado, la música siempre ha sido un factor interesante de Wong Kar Wai, se nota que tiene un buen nivel de conocimiento cultural, y además de cierta admiración hacia la cultura latinoamericana, como he podido ver en elecciones de músicos en pasadas reseñas, de hecho justamente fue un libro de un argentino el cual inspiró el modo de este director de contar historias, “The Buenos Aires affair” de Manuel Puig, aunque ya me estoy desviando, el caso es que este filme no se queda atrás y podemos escuchar a varios tipos de músicos en este filme, como el brasileño Caetano Veloso, o el virtuoso músico estadounidense Frank Zappa, o cierto acordeón que no pudo sonarme más similar, debido a ser un gran músico que ya había tenido la oportunidad de escuchar(además Zappa) y por supuesto estando en Argentina y dado al estilo de la película, Astor Pataleon Piazolla, no podía faltar, además de contar con grabaciones en vivo de los momentos donde se grabaron el filme(Live Recording), que lamentablemente no tienen nombre en la lista de canciones que conforman la banda sonora de la película, y además contando con cierto cover muy especial de una banda de los 60’s que creo que quedará mejor si lo oyen por ustedes mismos, de manos del músico Danny Chung.

Muestra:

Prologue (Tango Apasionado) – Astor Piazolla

  Cucurrucucú Paloma – Caetano Veloso


Captura de pantalla de 2015-06-27 22:27:00

Aun así siguen siendo más masculinos que Simon Yam.

Y bueno, me ha parecido increíble, recalco el compromiso de los actores, y de hacer sus escenas con tanta naturalidad, de hecho Leslie Cheung es bisexual, bueno “fue” por el hecho de que esta muerto, al principio cierta parte del comienzo les puede parecer un tanto chocante, y hasta se me había hecho un poco innecesaria, las películas de este director nunca son muy explicitas, aunque aquí hay sólo unos pocos desnudos, pero si no yo había tenido problemas en ver a Leslie Cheung o Tony manoseandose con mujeres en pasadas películas aquí tampoco debió haber sido diferente, y encima resulto no ser innecesario porque muestra el nivel de contacto que tienen ellos dos, además de dejar claro que han pasado por mucho y que todavía tienen mucho camino por recorrer.

Bueno, para ir terminando la reseña, y debido al hecho de que me ha encantando, le debo una calificación de un:

9’5/10

Captura de pantalla de 2015-06-27 21:56:23


Mejor actuación/Personaje: Tony Leung / Fai

maxresdefaultSiendo Tony el protagonista de la historia, sólo quiero agregar la calidad de los sentimiento aportados a este personaje, que sólo él con lenguaje corporal, sin decir una palabra, puede lograr conmover a uno, es increíble lo que el pequeño Tony puede llegar a hacer, para lo que creo que fue la mejor escena del filme, si bien el personaje de Ho es más carismático de a momentos, es Fai quien más tiene que esforzare y tomar decisiones difíciles, sin duda un actor maravilloso.

En conclusión:  Un filme excelente, aunque para ver sólo, sirve para reflexionar acerca de este tipo de situaciones, que si bien los protagonistas son gay, también pueden suceder a demás personas cosas como estas,  y sobre como superarse a uno mismo a pesar de los problemas, a pesar de que la persona que quieras en el fondo sea horrible y como estar en otro lugar y en distinta cultura puede hacerte sentir muy distinto, como tienen que adaptarse a su situación, son tantas cosas, que al final no creo haber podido abarcarlas todas, pero el único fracaso que hay es el aquel que no se intenta, pero es que Wong Kar Wai da tanto de que hablar y justamente eso lo ha sabido hacer para posicionarse como uno de mis directores favoritos, pese a ser muy ajeno al tipo de drama e historias de romance que suele dirigir, pero que puedo apreciar gracias a su enorme sello de calidad.

Ya que ver esta película con el frío a tope de mi cuarto, no importándome nada más que terminarla y el como me maravillaba cada vez más en sus últimos momentos,  fue un momento maravilloso para mí, sin darse uno cuenta te envuelve en su ambiente y después de seguirle el paso te atrapa y si bien deja varias preguntas sin resolver, dejándolo a la imaginación del espectador, la mayoría problemas centrales, son resueltos, dándonos un final al modo de estilo del director, donde aunque todo termina, nada parece haber acabado.

Bueno, ahora sí, sin más que decir, hasta la próxima.

Anuncios

Dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s